INTERNACIONALES: BRASIL YA ES EL VÉRTICE DEL HURACÁN DEL CORONAVIRUS

Publicado el

Brasil es ya el segundo país del mundo con más casos detectados de coronavirus, después de Estados Unidos, y el quinto en número de muertes por la pandemia, de acuerdo al recuento que hace la universidad Johns Hopkins. Cifras extraoficiales hablan de una situación aún mucho más grave, con más de un millón de infectados y miles de muertos no contabilizados. Ya superó la barrera de los 1.000 muertos por día. Un estudio del Imperial College de Londres encuentra en Brasil la tasa de contagio más alta para Covid-19 en el mundo: cada persona lo transmite a otras tres. Y todavía no se alcanzó el pico de la pandemia. Las proyecciones fluctúan, pero existe cierto consenso de que el máximo de contagios se alcanzará a fines de mayo y el de los muertos en junio. Todo esto en un contexto de negacionismo de la gravedad de la situación impulsado por el propio Jair Bolsonaro, quien está perdiendo en forma acelerada el apoyo que tuvo para llegar a la presidencia y la gran mayoría de los brasileños culpa de lo que está sucediendo. Bolsonaro se encuentra en el medio de una “tormenta perfecta” de tres frentes: graves crisis política, económica y sanitaria. Y la pregunta que ronda en Brasil es si Bolsonaro podrá sobrevivir a semejante tsunami.

Desde que comenzó la pandemia, ya se fueron dos ministros de Salud por no coincidir con la apertura indiscriminada de las actividades y el uso masivo de la dudosa hidroxicloroquina que propicia Bolsonaro para combatir el Covid-19. Y tuvo que asumir la cartera el general Eduardo Pazuello, un oficial formado en la Academia Militar de Agujas Negras, la misma donde estudió el presidente. De esta manera, los militares ocupan 9 de los 22 ministerios. Pazuello es un especialista en grandes operaciones humanitarias. Tiene experiencia y podría llegar a manejar una asistencia adecuada a las víctimas de la pandemia. El detalle es que no cuenta con la infraestructura necesaria. El alcalde de San Pablo, la megalópolis de 21 millones de habitantes, advirtió que el sistema hospitalario está al borde del colapso.

El cornavirus ya alcanzó la triste posición de mayor causa de muerte por una calamidad en la historia brasileña. La gripe española de 1918 mató en Brasil a 35.000 personas entre 1918 y el 19, ahora, con el coronavirus se podría llegar a diez veces esa cifra. “A este ritmo, el coronavirus se convertirá en una tragedia que será recordada por varias generaciones. Evidentemente, el problema afecta a todos los países del mundo. Pero aquí el descuido de las personas y las autoridades ha contribuido a aumentar el desastre”, dice el artículo de fondo de la última edición de la revista Veja.

El Sars-CoV-2 tiene una altísima letalidad en Brasil, del 7% en promedio a nivel nacional y en Manaos y Río llega al 9%. Y esto se debe, sobre todo, a la desidia de Bolsonaro que en un principio hablaba de “una gripecita” y después no avanzó en una cuarentena adecuada. Fueron los gobernadores quienes se pusieron la pandemia al hombro y decretaron los cierres a los que se negaban desde el Palacio de Planalto. Y la pandemia encontró a Brasil con su Sistema Único de Salud “desmantelado por una mezcla de ineptitud en la gestión, falta de inversión, burocracia en altas dosis y corrupción galopante”, asegura el mismo artículo de Veja. Ni siquiera la gravedad de la situación detuvo el robo de las autoridades de salud en Río de Janeiro y Santa Catarina, que están bajo sospecha de recibir coimas multimillonarias en los contratos para la compra de máscaras y respiradores. Y al presionar al máximo el sistema, del cual dependen tres de cada cuatro brasileños, el coronavirus expuso claramente la falta de médicos, insumos, cama de cuidados intensivos y hasta de luz. Hubo cortes de electricidad en varios hospitales desde que comenzó la pandemia.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

DEJANOS TU COMENTARIO: